Entradas

,

¡El verano es para disfrutarlo!

¿Te has repetido esta frase alguna vez?

Estoy segura que sí, más aún si llevas todo el año trabajando, ahorrando, sacrificándote, cuidándote … Deseas impaciente que lleguen las adoradas vacaciones de verano para olvidarte de todo y darle rienda suelta a tu libertad y dejar a un lado las normas y sacrificios que te han acompañado durante meses.

¡¡Qué sensación más genial!! ¿No te parece? Hacer lo que te pida el cuerpo y sentirte libre por fin durante unos días.

Leer más

,

Recupera el placer de comer

Cuando recuperas algo es porque antes lo habías perdido.

Cuando vivimos saltando de una dieta a otra, es probable que el sentido de satisfacción y placer por comer lo hayamos perdido. Y no es algo extraño ya que dejamos de lado nuestros gustos y comemos de acuerdo a las normas que dicta nuestra pauta.

Vivir bajo unas normas externas que nos dicen qué comer y qué no, son las que nos llevan a catalogar a los alimentos como “buenos o malos”, “aptos o prohibidos”, de forma que inconscientemente podemos llegar a generar asociaciones negativas con el placer.

Leer más

,

Si no hago dieta, ¿cómo empiezo a cuidarme?

Es común que después de las vacaciones de verano o a principio de año nos hagamos la firme propuesta de empezar a cuidarnos (de nuevo). Cuando alguien nos habla de esas intenciones de “autocuidado” automáticamente entendemos que esa persona hará dieta y probablemente se apuntará al gimnasio. Es normal que pensemos así porque el paradigma reinante de nuestra sociedad es el paradigma de las dietas.

Como bien sabes yo no prescribo dietas, de hecho mi filosofía se basa en todo lo contrario, en la no dieta. Como te conté en un artículo anterior, no me parece ético prescribirlas porque no cumplen con el principio de no hacer daño. Ante esto, entiendo que te preguntes: si no hago dieta, ¿cómo empiezo a cuidarme?

Leer más

,

¿Es tan malo comer de forma emocional?

Últimamente hablar de “comer emocional” se ha puesto de moda, y no solo eso, sino que se ha abierto una guerra en su contra. Es por esta razón por la que creo necesario explicarte que el comer emocional es algo normal que nos sucede a todos.

En el artículo anterior te hablaba de Mindful Eating y sus beneficios. Entre ellos está el de reducir el hambre emocional. Leído así, sin contexto y en una frase simple, puede llevarnos equivocadamente a pensar que comer de forma emocional es algo malo. De hecho, muchos profesionales utilizan este argumento para vender pérdida de peso y, como te explicaba en el artículo, Mindful Eating no es una dieta, por tanto, liberarse del comer emocional no tiene como finalidad la pérdida de peso. De hecho, el acto de comer es algo naturalmente emocional. Entonces ¿en qué quedamos? comer de forma emocional ¿es bueno o malo?

Leer más

,

La Magia de Comer Atentos

La magia de comer atentos

La Alimentación Consciente o Mindful Eating consiste en trasladar el Mindfulness al acto de comer.

El Mindfulness es la capacidad que todos tenemos de prestar atención de forma intencionada al momento presente, siendo conscientes de lo que pasa tanto en nuestro interior como en nuestro entorno. Es convertirse en observador de nuestras sensaciones, pensamientos y emociones, desde la curiosidad y la compasión. Es ser conscientes sin juicios ni críticas.

Cuando practicas Alimentación Consciente se involucran cuerpo, mente y emociones, desde el momento en el que eliges un alimento hasta que lo preparas y lo consumes.

Leer más

,

¿Es profesionalmente ético prescribir una dieta?

Nos han hecho creer que cuanto más delgados estemos mejor, sin embargo no es verdad que un cuerpo delgado sea mejor que un cuerpo grande.

La búsqueda de un peso “ideal” nos lleva a pensar que existe un peso “saludable” que deberíamos conseguir y mantener a base de esfuerzo, voluntad y sacrificio. Esto parte de la premisa de que la forma y tamaño de nuestro cuerpo es algo que podemos manejar a nuestro antojo. Si nuestro peso y la forma de nuestro cuerpo pudieran ser elegidos y modificados al gusto de cada uno, estoy segura de que nadie estaría gordo. Sin embargo, esto no es una cuestión de elección.

Leer más

,

Alimentación y Placer

Alimentación y Placer

Sin duda alguna el placer es uno de los ingredientes principales de la vida, aunque hoy solo voy a hablarte del placer de comer.

Durante los años que estuve a dieta (más de 20), me obligué a comer alimentos saludables que no solo no me apetecían, sino que no me gustaban y a los que además, terminé odiando. La sensación de satisfacción y placer durante el acto de comer eran totalmente inexistentes. Me auto-engañaba diciéndome que lo hacía para “cuidarme”, sin embargo mi foco estaba puesto únicamente en adelgazar a cualquier precio.

La sensación de insatisfacción que sentía comiendo así, era la que me llevaba luego a comer a escondidas y a atracarme de alimentos “prohibidos” buscando esa sensación de placer que anhelaba, aunque realmente, lo único que encontraba era culpabilidad y malestar.

Leer más