,

Emociones y autocuidado en tiempos de confinamiento

En mi vida imaginé que podría ser testigo de algo tan excepcional como la pandemia que hoy en día estamos viviendo.

De momento me proclamo afortunada por estar viviéndolo desde una posición de total privilegio, con la tranquilidad de que mi familia está bien y sin tener ninguna carencia salvo la libertad de salir a calle, algo que, afortunadamente, tampoco echo mucho de menos.

Me siento profundamente agradecida por poder escribirte estas líneas desde el calor de mi casa, por haber llenado hoy mi barriga, por disfrutar de una ducha caliente y por ser consciente y valorar (hoy más que nunca) los pequeños detalles de la vida.

Leer más